12.abr.2015 Centrado de una rueda doblada

Un clásico, un coche marcha atrás aplasta la rueda de una bici aparcada, o peor: un grupo de anormales se distrae pateando nuestra bici. Lo más fácil es cambiarla por otra nueva, en China las hacen muy baratas, y tirar la vieja. Pero no siempre el cliente puede pagar una nueva, y en todo caso resulta mucho más romántico repararla y no seguir contaminando.
Sólo con la llave de radios no es posible centrarla, tenemos que ayudarla con un mazo de goma. El mazo de goma nos sirve para moldear el metal sin dañarlo ni doblar las paredes, ya que la energía del golpe se disipa mejor en toda la superficie del mazo y de la llanta.

Colocamos la rueda en el centrador, y con un rotulador indeleble marcamos la primera zona que vamos a enderezar, la apoyamos en el banco de madera y golpeamos en el centro. Así repetidas veces, por las dos caras. El truco está en mirar y comprender qué le pasa a la llanta para estar torcida. Para rematar el trabajo usamos la llave de radios. Si en algún punto se ha hundido la pared de la llanta a causa de los golpes podemos sacarla con unos alicates.
Puede que no haya quedado 100% perfecta, pero al 95% nos sirve igual. Una vez colocada la cubierta no la reconoceremos :D

Write a Comment

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*